Qué es y cómo funciona el maxímetro

¿Sabes qué es y cómo puede ayudarte un maxímetro? En este artículo te explicamos en qué lugares se puede instalar un maxímetro, cómo se solicita y cómo se realiza su lectura.

# ¿Qué es un maxímetro?

Las instalaciones eléctricas tienen un dispositivo, denominado Interruptor de Control de Potencia (ICP), que corta la electricidad cuando se sobrepasa la potencia contratada. Sin embargo, en algunos inmuebles el suministro eléctrico no puede verse interrumpido. Es en estos casos cuando se puede colocar un maxímetro, un dispositivo que permite exceder la potencia contratada.

El maxímetro es un instrumento de medida que impide que se interrumpa el suministro eléctrico, incluso aunque se sobrepase la potencia contratada. Normalmente, se instala junto al contador de la luz y se encarga de medir la potencia eléctrica por intervalos, como la potencia máxima demandada.

Este equipo se incluye en instalaciones con una potencia eléctrica superior a 15 kW o en instalaciones de alta tensión. No obstante, también puede ser necesario en edificios donde se debe garantizar el flujo continuo de corriente, como hospitales, restaurantes, fábricas, edificios con ascensor y hogares en donde alguna persona tenga necesidades médicas especiales.

La principal diferencia entre el ICP y el maxímetro es que el primero se instala en empresas y viviendas que cuentan con una potencia menor a 15 kW e interrumpe el suministro eléctrico cuando se sobrepasa la potencia contratada.

# ¿En qué casos puedo instalar un maxímetro?

La instalación de un maxímetro es recomendable en aquellos casos en los que el suministro eléctrico no debe ser interrumpido. Por lo general, el maxímetro se instala en inmuebles con una potencia contratada superior a 15 kW.

Algunos inmuebles donde es habitual contar con un maxímetro: edificios con ascensor, hoteles, restaurantes, hospitales, centros comerciales o fábricas, entre otros.

Los usuarios con una potencia contratada mayor de 10 kW también pueden solicitar su instalación con una causa justificada. Por ejemplo, se puede autorizar en viviendas en las que haya una persona con necesidades médicas especiales.

### ¿Cómo se solicita un maxímetro?

Los clientes que contratan una potencia mayor de 15 kilovatios, generalmente empresas e industrias de tamaño mediano y grande, disponen directamente de un maxímetro en la propia instalación eléctrica.

Los usuarios con una potencia contratada de 15 kW o inferior, y que necesiten que el suministro no se interrumpa, deben hablar con su compañía para obtener el cambio del ICP, el Interruptor de Control de Potencia, por un maxímetro.

Estas son las condiciones que se deben cumplir:

  • El titular del contrato debe presentar un certificado médico que acredite la necesidad del dispositivo. Este documento se debe renovar y presentar anualmente.
  • Se debe contratar la potencia máxima que admita la instalación según conste en el Boletín Eléctrico.

La comercializadora traslada esta petición a la distribuidora, que debe autorizar la instalación. Una vez aprobado el trámite, se enviará un técnico para que ponga en funcionamiento el equipo solicitado.

El maxímetro garantiza un suministro ininterrumpido, que no se puede cortar ni siquiera en caso de que el titular tenga una deuda con la comercializadora.

Recuerda que la electricidad no se puede garantizar en caso de avería. Por tanto, si una persona está conectada a una máquina de soporte vital, es altamente recomendable disponer de un generador auxiliar para emergencias.

# ¿Cómo se realiza la lectura con maxímetro?

La diferencia entre una instalación con ICP y otra con maxímetro es que, en el segundo caso, se mide tanto el consumo como la potencia máxima demandada.

El maxímetro se instala al lado del contador de luz, normalmente junto a él, pues es donde se reflejan los valores medidos. La lectura del maxímetro proporciona los siguientes datos:

  • Energía consumida (en kWh)
  • Potencia máxima demandada (en kW)
  • Energía reactiva (en kVAhr)

# ¿Qué es la energía reactiva?

Un contador convencional mide la energía consumida, pero un contador asociado a un maxímetro mide también la energía reactiva.

La energía reactiva se produce en instalaciones eléctricas que cuentan con equipos que funcionan con motor o transformador. Es el caso de ascensores, bombas y maquinaria industrial o fluorescentes.

Este tipo de energía no se puede consumir, pero sí es transportada por la red eléctrica. Por este motivo, se factura cuando su nivel es significativo.

Algunas de las consecuencias de la energía reactiva son:

  • Pérdida de potencia útil
  • Caídas de tensión
  • Menor rendimiento de los equipos

Para evitarla, se pueden instalar baterías de condensadores que mejoran la calidad del suministro y reducen el importe de la factura.

# ¿Cómo es la facturación con maxímetro?

La lectura del maxímetro refleja si la potencia demandada en cada periodo de facturación ha sido inferior, igual o superior a la contratada. Si la potencia demandada ha sido mayor que la contratada, se aplica una penalización económica.

Con la tarifa 2.0TD, solo se puede facturar por maxímetrosi en la instalación existen elementos no interrumpibles. Estos elementos son aparatos eléctricos que se considera que no pueden sufrir una interrupción del suministro, por ejemplo:

  • Ascensores
  • Equipos de ventilación en garajes
  • Grupos de presión de suministro de agua para consumo humano
  • Puertas de garaje eléctricas
  • Quirófanos
  • Unidades de cuidados intensivos
  • Viviendas conpersonas que necesitan respiración asistida o diálisis

El maxímetro calcula la media de potencia consumida cada 15 minutos. Si en esta franja se supera la potencia contratada, se aplica una penalización, por lo que los kW consumidos de más que excedan la potencia contratada en cada periodo serán los que marcarán el valor de esta penalización. Es por ello que es recomendable ajustar al máximo la potencia contratada en cada tramo horario.

Así pues, si tu instalación tiene un maxímetro, conviene observar si normalmente superas la potencia contratada o no. Si se sobrepasa habitualmente, es recomendable plantearse la posibilidad de aumentar la potencia contratada para evitar el recargo.